miércoles, 31 de diciembre de 2008

miércoles, 24 de diciembre de 2008

La noche que fui un año más joven

Seguro que hay más de una persona en todo el mundo que se dedica a la búsqueda de la máquina del tiempo definitiva. No es necesario que continúen. El fin de semana pasado pareció uno de los de hace un año, pero en lugar de ir a un Kebab, fuimos al Museo del Jamón; en vez de ir al Kuler, fuimos a alguna discoteca en algún lugar de Madrid; en vez de esperar al cercanías, esperamos al metro y a las piernas en sustitución de las bicis. Parece que hay cosas que no cambian con el paso de los días, semanas, meses… Vuelves a ver a la misma gente que estuvo contigo tanto tiempo y todo sigue igual. Apenas han cambiado. Te ries igual que siempre, dices las mismas tonterías, te acuerdas de las mismas bobadas, no paras de dar abrazos…

Realmente no ha pasado tanto tiempo, pero aquellos meses fueron como estos dos días. Y eso es fabuloso.

martes, 11 de noviembre de 2008

En dos ruedas

Hace unos días se escuchó en las noticias que los motoristas iban de manifa porque los guardaraíles se llevan vidas y miembros del cuerpo. A parte de otras cosas que les pertenecen por igualdad de derechos. Está claro que no es lo mismo ir en moto que en coche. Para el mismo accidente, en coche lo mismo tienes la posibilidad de rellenar el parte, pero si vas en moto, no lo cuentas.

A parte de los derechos que reclaman con absoluta razón, también está claro que cada vez hay más gente que va en moto y que es una alternativa clara y buena al tráfico horroroso de la ciudad. Y además se aparca mejor.

Pues bien, cuando se vayan a quejar por los guardaraíles y por las demás cosas, que también comenten la existencia de un tercer carril entre las dos filas habituales de coches en cualquier vía de acceso a la ciudad, por ejemplo. Sí, porque yo puedo entender que mientras esperas a que el semáforo se ponga en verde, las motos quieran avanzar y vayan por el medio. Solo rezar para que a uno no le dé por abrir la puerta y la líe parda. O incluso por tu derecha. Vale, pongo un poco de mi parte. O mejor dicho, lo puse hasta que aquel imbécil, que iba con su pedazo de moto con unas barras para apoyar sus zapatos de punta, en la tarea de esquivar espejos retrovisores me rozó el coche levemente, pero me lo rozó. Y lo que también me rozó fueron los huevos. Yo estaba parado y con cara de tonto.

Otro día, un motorista cabreado levantaba el brazo en señal de protesta porque, por casualidad, otro coche y yo íbamos a la par y no podía pasar por el medio. Yo iba normal, no iba haciendo eses ni nada por el estilo, pero evitando en todo momento que pase nadie. Punto. No soy quién para cuidar a nadie, pero quizá fue bueno para él, porque un bocadillo de moto no tiene que estar nada bueno.

Y para acabar con el anecdotario de cagadas en la carretera, hoy vi a un tipo adelantando a una furgoneta por el arcén. Y el siguiente era yo, que justo iba a desviarme a la derecha. Se debió de cortar al ver mi intermitente 100 metros antes de torcer.

Mención a parte los de telepizza. Y por cuatro duros.

Valladolid celebra todos los años una de las concentraciones moteras más importantes de Europa y lo curioso es que es cuando más confiado puedes ir, no sé por qué. Lo jodido es el día a día.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Boundin

"SALTANDO", que es lo mismo. Es un corto de dibujos que tiene una gran enseñanza a parte de un ritmo de esos en los que te entran ganas de moverte pero no puedes. Notas que tus órganos están bailando pero su envase permanece quieto, temeroso al posible ridículo, si estás en compañía claro.

Viene al caso porque la siempre voluntariosa e ingeniosa MaryQueen ha tenido una de esas ideas que la caracterizan: colgar las fotos de cualquier sitio pero con una condición, que las personas que salgan en ellas estén saltando. El blog se titula:





La letra en inglés es la siguiente (para los zoquetes que no la entiendan):

Here’s a story on how strange is life with its changes
And it happened not long ago.
On a high mountain plain, where the sagebrush arranges
A playground south of the snow
Lived a lamb with a coat of remarkable sheen,
It would glint in the sunlight all sparkly and clean,
Such a source of great pride
that it caused him to preen.
And he’d break out in high stepp’n dance.
He would dance for his neighbors across the way.
I must say that they found his dancin’ enhancin’,
For they’d also join in the play.

Then one day…

Then a-boundin up the slope
Came a great American jackalope.
This sage of the sage, this rare hare of hope,
Caused to pause and check out the lamb.
“Hey kid, why the mope?”

“I used to be something all covered with fluff,
And I’d dance in the sunlight and show off my stuff,
Then they hauled me away in a manner quite rough
And sheared me and dropped me back here in the buff.
And if that’s not enough
Now my friends all laugh at me
Cause they think I look ridiculous, funny, and pink.”

“Pink? Pink? Well, what’s wrong with pink?
Seems you’ve got a pink kink in your think.
Does it matter what color? Well, that gets nope.
Be it pink purple or heliotrope.
Now sometimes you’re up and sometimes you’re down,
When you find that you’re down well just look around:
You still got a body, good legs and fine feet,
Get your head in the right place and hey, you’re complete!

“Now as for the dancin’, you can do more,
You can reach great heights, in fact you can soar.
You just get a leg up and ya slap it on down,
And you’ll find you’re up in what’s called a bound.
Bound, bound, and rebound.
Bound and you’re up right next to the sky,
And I think you can do it if you give it a try,
First get a leg up, slap it on down…”

So every year, along about May,
They’d load him up and they’d haul him away,
And they’d shave him and dump him all naked and bare.
He learned to live with it, he didn’t care,
He’d just bound, bound, bound, and rebound.

Now in this world of ups and downs…
So nice to know there are jackalopes around.

Y esta es la versión en español, que igual no habéis pillado la moraleja con la del inglés:

Es la vida una rueda con forma de noria
y hace poco esto pasó:

En un llano entre montes que era una gloria
y un lago que la nieve dejó,
un cordero vivía en ese lugar
su lana brillaba en el sol matinal.
En el agua del lago se vió reflejar
y orgulloso empezó a zapatear.

Ante todos bailó y bailó
creo yo que su danza
confianza para unirse a su baile les dio.

Pero un día...
(al cordero vinieron a buscar
y se lo llevaron para esquilar)

Saltando se acercó un conejílope singular.
El sabio entre sabios se sorprendió
y al cordero fue a preguntar
Chico, ¿Qué pasó?

Yo era suave igual que algodón
lucía ante todos danzando mi son
pero sin preguntar, sin ninguna razón
se llevaron mi lana y me dejaron pelón.
La gente al mirar se ríe burlándose
y es cruel
porque ridícula y rosa es mi piel.

Piel, piel, ¿que es rosa tu piel?
tu mente te miente, eso sí es cruel.
¿El color es que importa? ¡Vaya cuestión!
seas púrpura, gris, beige o marrón.

A veces vas mal, a veces mejor.
Si te sientes fatal mira alrededor...
Aún tienes un cuerpo y patas y pies
la cabeza en su sitio, perfecto!, ¿lo ves?

En cuanto a la danza, hay que practicar.
A lo alto y lo ancho, ¡tú puedes volar!
Levanta una pata, pisa para impulsar,
hacia el cielo irás y lo tocarás.

Subes y bajas, ¡la vida es así!
¡Qué suerte que hay conejílopes aquí!

viernes, 31 de octubre de 2008

Jaque a la reina

Otra vez ando a vueltas con el Rey y todo el patriarcado que maneja. Quizá no me debería molestar en decir una sola palabra porque en realidad no me importa su vida o quizá sí deba estar tan interesado si atendemos a la proporción de dinero que soltamos y que para en su bolsillo. Según cómo se mire.

Por si no os habéis enterado, en Marruecos, a un chaval de 18 años le castigaron con un mesecito de cárcel porque se saltó la norma: en lugar de decir el lema nacional (“Dios, Patria y Rey”) en el instituto, se le ocurrió decir “Dios, Patria y Barça”. Tiene cojones el asunto. A este tío no le han educado en condiciones y aquellos barros traen estos lodos. ¿Nadie le ha explicado que tenía que decir Atleti? Chorradas aparte, parece ser que no solo en España son intocables esta gente. Observemos que estamos a la altura de Marruecos. Y luego queremos ir al G20, 30 ó 10.

Aquí fue algo más grave lo que pasó, unos ‘radicales’ produjeron quemaduras de noveno grado en una foto del Rey, éste (o quien sea) se calentó y les denunció. Ahora les han absuelto y todo bien. No, si encima de tener que reírles lo bien que se lo pasan en Mallorca o cazando osos en el culo del mundo o pariendo como conejos porque, total, la Monarquía somos todos y les mantenemos todos, vamos a tener que poner el culo. ¡No oiga! Aquí hay gente que no entiende a qué coño se dedican, que para relaciones internacionales, ya tenemos un ministro de exteriores, bueno o malo, pero le tenemos.

Ahora eso si, la reina sí que puede opinar de lo que le salga de las narices, ya sea de los matrimonios homosexuales o del aborto.

No voy a decir nada más no sea que me regalen una visita a Alcatraz. Solo me agencio de las palabras de Sabina que cuenta en un libro:

“ […] no hay mayor déficit democrático que el considerar que una familia por derecho divino, de sangre, de herencia, de hemofilia o de ladillas tiene unos privilegios que la situan por encima del resto de los mortales. […] no voy a hacer la más mínima reverencia ni te voy a tener mayor respeto del que tengo por cualquier persona que me encuentre en un bar. Es decir, todo el respeto.”

sábado, 11 de octubre de 2008

Joder qué tropa

Al pobre Rajoy le han pillado en fuera de juego porque justo en la víspera del día de la Hispanidad (para mucha gente el puente de octubre) va y dice que mañana tiene que ir al “coñazo del desfile, vaya planazo”.

Hay dos cosas que están claras: una, que por el cargo que ocupa no debería decir esas cosas; y dos, que tiene más razón que un santo. Porque ahora saldrán los otros diciendo que cómo se puede decir eso siendo el presidente de la oposición y del que se presupone el partido más patriota. Si lo primero que han pensado todos es lo mismo. No se lo he preguntado, así que hablo sin saber, pero creo que hasta al Rey le parece una chapa ver una procesión de militares donde lo más emocionante es ver lo que hace una cabra. Y no lo digo yo, basta ver en los telediarios los comentarios sobre el animal.

Y digo yo, siendo el día de la Hispanidad, en vez de sacar todos nuestros tanques y aviones, deberíamos mostrar otras características más significativas de nuestro país.

Para empezar, el desfile debe de empezar tarde: si está programado a las 12, pues sobre las 12’45 como pronto. Y luego sacaríamos, por ejemplo, al ejército de corruptos y mafiosos que se llevan dinero de los ayuntamientos españoles. Eso es muy de aquí. O en el mismo orden, a los que vieron un paraíso en el negocio de la construcción y levantaron ciudades enteras y apartamentos en la mismita orilla del mar y ahora están más jodidos que la Trini.

O también el escuadrón de gente joven, mayor, mileurista, en paro, en movimiento, madres, padres, estudiantes buscadores del primer empleo, afectados por regulaciones de empleo, etc. que todavía creen que les van a dar un préstamo. Pobres.

Pero como no todo es malo, también podemos exhibir nuestros éxitos que son muchos y variados, como los deportivos: la Roja (uy, perdón), el básquet, el tenis, los paralímpicos, el ciclismo, coches, motos… O los cinematográficos: Almodóvar, Bardem, Pe, Pataki, Torrente… O los musicales: Bisbal, Tamara, Ámbar, Yurena… y un sinfín de gente que colma de alegrías al pueblo español.

Y como mascota de esta particular Legión podría valer la Preysler, que cada vez se parece más a una cabra.

Y para terminar, nos iríamos todos a tomar el vermú con el primero de los españoles, ¿Nadal? No, el Rey, que le han subido el sueldo y nos va a invitar porque es muy campechano. Y que no se nos olvide pasar el festivo al lunes que este año ha caído en domingo. Nos ha jodido.

Mira cuánto cobramos, pringaos

No quiero que este espacio se convierta en una plataforma de queja (o sí) porque empezó con motivo de las historias Erasmus y en las últimas entregas no hago más que protestar por todo. Será que me estoy volviendo un viejo cascarrabias.

El caso es que me parece indignante que ciertos personajes del mundo de la TV estén cobrando pasta gansa por hacer el ridículo mientras se mueven como patos. El programa debe de tener mucho éxito porque año tras año vuelve a pesar de los pesares y la gente permanece expectante mientras llega el momento de saber a qué famosos vamos a tener que pagar. A grandes rasgos, el dinero se tira así: Vicky Martín Berrocal cobra 15.000 €, José Ortega Cano 35.000-40.000, Ana Obregón 30.000, la hija de la Campos 18.000 y uno de Los Morancos 15.000.

¿Por toda la temporada? No, por cada programa. Pero está genial porque el que gana le da 4 duros a la asociación en ayuda a la población gallinácea que lucha por la abolición de las penas a las gallinas con sida para hacer más fácil su vida y la nuestra. Qué majos. Y ponen gesto de decir: “joder, que oportunidad me está dando la tele de poder ayudar a los niños pobres, ojalá todo el mundo pudiera hacerlo”. Cuando realmente por dentro están pensando cuántos gramos de silicona se pondrán en las tetas o en el culo.

Y de esto, lo que más asco me da, es que una de las que más cobra es la más tonta y estúpida del panorama: Ana Obregón V de España y I del putiferio nacional, que se ríe de todos nosotros cada vez que la Igartiburu despide hasta la semana que viene el programa: “Id preparando la cartera, pringaos”, piensa. Y encima va de mega profesional de la leche con no sé cuantas carreras y mazo de pelis y series a sus espaldas, cuando lo único que ha hecho en su vida es meterse rabos a pares y predicarlo a los cuatro vientos. Oye, que me parece estupendo, si la tía puede, por mí bien, pero me importa tres cojones.

En fin, que yo no puedo ver los partidos de la Champions porque no hay un duro para comprar los derechos pero para los de ‘Tetelu’ sí. Le zumba el mango.

jueves, 2 de octubre de 2008

En la variedad está el gusto

O no encuentro temas de los que hablar o se me juntan de golpe. Tendrá que ser así. Aunque más bien son inspirados por otras personas.

DEL LATÍN APOSTATARE

Hace unas semanas anduve por Zaragoza de visita, lo cual no he contado y pertenece a los asuntos pendientes (así que lo de no encontrar temas es una excusa), y Jaime dijo que había solicitado apostatar y yo le dije que si dedicaba el tiempo a eso es que no tenía muchas cosas que hacer. Hace un par de días apareció una sentencia sobre el asunto que resumiendo decía algo así como que la Iglesia no tenía por qué dar de baja a nadie porque no se trataba de un registro en condiciones y por lo tanto es como si te quieres borrar del libro de visitas de la catedral de Santiago. Pues bien, pues vale.

Pero realmente no es un asunto tan absurdo el querer borrarse de la Iglesia. No olvidemos que en la mayoría de los casos te hacen “socio” nada más nacer con lo que lo único que puedes hacer es llorar y esto no es motivo suficiente. Aparte de convicciones morales, que es la razón más válida para apostatar, cuando perteneces a este registro estás siendo utilizado sin querer cuando la Iglesia recurre al porcentaje de católicos (ponle un 80% aproximadamente) para reclamar su parte de poder ante el Estado o quien sea. Y, amigo, eso ya no es una chorrada. Hombre, si el 80% de la población fuera católica de corazón, pues sí, pero… ¿cuántos de esos ponen la X en la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta? Mi experiencia me dice que refleja más la realidad esta pregunta que el registro eclesiástico.

Cuando se tiene la razón, se te da.

EN GENERAL, TIMADORES

Me creo a pies juntillas lo que cuenta Jaime en su entrada denuncia sobre la estafa padecida por la compañía Garrafone. No es que me haya pasado lo mismo ni mucho menos, pero cuando tienes problemas te cuesta Dios y ayuda solucionarlos.

Resulta que no me llegaban las facturas de mi nuevo contrato de móvil con la compañía Naranja. Al final fui a ver qué pasaba y el problema era lógico: la dirección estaba mal puesta. Quizá hubo un malentendido, dije yo, pero luego pensé que te fotocopian el carné así que no sé por qué coño le estaban mandando las facturas a un tío de Badajoz. En fin, una vez arreglado esto, debía pedir un duplicado de mis facturas al teléfono del servicio de atención al cliente. Pues el tema es que estuve 45 minutos “manteniéndome a la espera” para nada. Intenté aguantar pacientemente pero llegué a mi destino y allí no se podía hablar por teléfono. A la segunda fue la vencida.

Por otro lado, la Timofónica ya empezó a cobrar el servicio de identificación de llamadas, medio euro que no te hace rico a ti pero que a ellos les permite irse de vacaciones cada mes. Llamé para dar de baja el servicio y lo hicieron enseguida, todo hay que decirlo, pero manda huevos que te auto contraten chorradas para forrarse como perras.

YO SÍ TENGO FACTOR X

No es que me haya dedicado a la canción, sino que tras mis apariciones como público en distintos programas (hace años) y mi minuto de oro en la radio (comentado en este blog) también salgo en la web del periódico regional El Norte de Castilla dando mi opinión sobre la construcción de un aparcamiento debajo de la catedral de Valladolid. Para el que lo quiera ver:

jueves, 11 de septiembre de 2008

Telemierda

¿Qué ponen hoy en la tele? Es la pregunta que suelo escuchar a diario. Y yo siempre respondo lo mismo: lo mismo que ayer, nada. No sé si será el efecto del verano que no es muy pródigo en el tema de las emisiones o que realmente no hay ni una sola cabeza pensante entre los que se encargan de hacer la programación. El caso es que ya ha empezado el curso televisivo y tú te crees que vuelven las aguas a su cauce: otra vez las series que te gustan, los magazines con sus presentadores más famosos, los deportes, etc.

Seguro que por ahí hay más de uno que está feliz de que la Campos, por fin, vuelva a un programa porque es una tía supermolona y tela de profesional. O mejor que eso, que después de ella te enchufen a la famosa AR, que tiene programa y revista propios y a saber cuántas cosas más a su nombre. Vaya dos cracks.

A mí no me parece tan buena noticia porque el programa de la Campos era mejor con el otro tío que lo presentaba antes y porque la AR sigue tirando de la misma mierda que tira toda la cadena. Y para muestra el botón de la Esteban, a la que seguimos riéndole las gracias. Que se lo trague el que quiera.

El caso es que aparte de mostrar mi cariño hacia estas dos señoras, que solo han sido un poco el sparring de todo a lo que habría que pegar un par de cambios de canal, lo que vengo a decir es que la televisión está llena de bazofia morbosa. No solo por la presencia de ese tipo de programas barriobajeros, insustanciales y perdidos en la miseria de la ausencia de ideas nuevas, sino porque además de lo ya conocido y a lo que estamos acostumbrados, resulta que pasa una catástrofe que flipas de donde se puede sacar carroña y se saca. Anda que no.

O si no qué sentido tiene preguntar persona a persona cuántos familiares ha perdido a las puertas del improvisado mega tanatorio (cada vez menos improvisado) y si está triste o cómo lo lleva. Pues seguro que después de que un gilipollas le haga esa pregunta lo sufrirá mucho mejor. Dónde va a parar. Eso si el afectado sabe ya si tiene algún fallecido, que si todavía no se lo han dicho pues el reporterillo y los imbéciles que les acompañan desde plató ponen cara más triste aún. Y se irán tan contentos a casa porque han trasladado a toda España el dolor de la gente y nos han puesto casi casi en su pellejo (ironía).

Esto quizá sea lo más grave del tema, pero como ésto solo pasa una vez cada mil, pues hay que sacar tajada que enseguida nos olvidamos. Y ahí están todos los programas, sean de lo que sean, hablando del asunto. Y te llevan a expertos que entienden de aviones desde que nacieron porque su papá les llevaba a hacer aeromodelismo y saben qué es lo que ha podido pasar. Y tras la publi, esos mismos colaboradores cambian el chip, se ponen la sonrisa y te entrevistan a Chiquetete o la última cerda que se tiró. Es decir, que si hay que hablar de algo se habla aunque no se tenga ni puta idea, sirven para un roto y para un descosido.

Y se lamentarán los directivos de las cadenas de que haya pasado en pleno agosto y no durante el curso porque sus ‘mejores’ presentadores estaban en la playita. Me cachis en la mar.

Y no a gusto con esto, hace cuatro días te sacan a una maltratada que niega serlo y la ponen a parir porque hay un señor que está a punto de morir ‘por su culpa’ y ella ha ido a un programa a contar su historia. Y la llaman hijaputa porque tiene el valor de sentarse y encima va vestida con un traje que la hace supermona, tanto que parece la última conquista de Paquirrín. Y me pregunto yo quién lo será más, si ella o los que la pagan y la entrevistan. Que al fin y al cabo son todos los que están haciendo el negocio a cuenta del señor que está en coma. ¿O no?

En fin, como diría el filósofo Peter Griffin: “esta morbosidad es obesidad mórbida”. Hasta que estallemos.

lunes, 25 de agosto de 2008

Un año más

Tal día como hoy, hace un año, nacían en la ciudad de CPH unos hermosos mesecillos llamados Erasmus. Para celebrar el aniversario del parto (un poco doloroso por cierto), María Almodóvar ha realizado otra de sus superproducciones financiadas por Viggo's Crew para que no nos olvidemos ni de una sola de las cosas que sucederían a partir de tal fecha.
Ahí va por lo que pudo ser y fue.


martes, 12 de agosto de 2008

Seguridad laboral

Un día sales al patio de tu casa y te das cuenta de que la tubería que baja junto a la ventana no adorna bien el tejadillo que montaste días atrás. Por eso quieres cubrirla con un cajetín de madera que le dé un aire antiguo.


Total, que coges el capítulo de Bricomanía que se encarga de tapar una tubería que hace feo y justo donde el presentador dice que “ante todo seguridad”, pues nos lo pasamos por el forro de la entrepierna y qué más da si te tienes que subir un par de metros haciendo malabarismos. Como si tienes que escalar el K2 con chanclas, da igual. El caso es taparlo.


Como debes hacer taladros a cierta altura usas la escalera común que todos tenemos en casa pero que solo es útil cuando quieres limpiar los rodapiés. No te llega. Por ello coges un par de caballetes y una tabla para ganar centímetros y pones la escalera encima. Prueba superada, ahora ya llegas.


Otro de los requisitos para trabajar sin peligro es un calzado fuerte, y si puede ser con punta dura, mejor. Pero como no todo el mundo tiene uno de esos, te pueden valer los zapatos de la última comunión a la que fuiste si ya están para tirar (quizá no se vea bien pero es cierto).


No entiendo mucho de riesgos laborales pero lo anterior podría englobarse en la seguridad previa al inicio de la obra. Pero claro, durante la misma siempre surgen problemas del tipo “¡Mierda, me he dejado los tacos y los tornillos abajo!” o “Vaya atornillador eléctrico pufero que se queda sin batería cuando más lo necesitas”. Lo primero lo solucionas llamando a tu hijo para que te los alcance, total, no está haciendo nada de provecho. Y para lo segundo pues usas algo que gire más rápido que tu mano y así terminas antes: el taladrador, que lo mismo te vale para hacer un agujero en una pared de hormigón que para apretar los tornillos de un reloj.

En fin amigos, fácil, sencillo y para toda la familia.

sábado, 2 de agosto de 2008

Todo es opinable

La cantidad de las raciones, la velocidad en las curvas, el tipo de música, la rebaja en el IRPF, el consumo a los 100, la apuesta mínima, plantarte con 3, llevar cada uno sus cervezas, si la pelota entró o no, si pasó por encima o debajo de la no red, si fue gol o no, si hay dos raciones de calamares o una, si la ensalada tiene demasiado vinagre, si debes olvidarla o no, si nunca cuentas nada o jamás, si eres grande y no cabes en ningún lado, si roncas o respiras fuerte, si tus flatulencias son peores que las del vecino, si tu coche es un chollo o sale caro, si o financias o lo pagas a tocateja, si deberías sacar los trozos de carne por el otro extremo del pincho...

En fin, también es opinable si falta algo que opinar.

(Gijón 08)

domingo, 20 de julio de 2008

Del NO civismo

"Dejadle que se muera..."


Hace un mes aproximadamente contaba lo que fue un ejemplo de civismo. Hoy os puedo contar lo que no es, y esto no es Barrio Sésamo, aunque a los protagonistas de la historia les hubiera venido bien ver algún capitulillo.


Resulta que estábamos tomando unos cacharros en una terracita típica de verano, una vez que pagamos lo consumido nos levantamos y nos dirigimos hacia otro lado. A los 20 metros nos encontramos con uno que nos entretuvo unos segundos. En esto que vemos como empiezan a subir el tono de voz unos individuos que enseguida pasaron a lanzarse los vasos, las sillas y las mesas en las que habíamos estado tranquilamente hace un par de minutos. Se empezó a alborotar la gente que estaba en las terrazas contiguas con lo que se levantaron y se apartaron cada vez un poco más.


Pasarían unos 5 minutos en lo que vino la policía a toda caña y posteriormente una ambulancia que atendió a uno que recibió varios sillazos mientras otros pedían a los sanitarios que no le curasen.


No sé muy bien cuál sería el motivo de la disputa, en cualquier caso sería una absoluta gilipollez y además la gente que tarda menos de un minuto en sacar la navaja o soltar el puño, o no tienen muy bien conectados los cables del cerebro, o bien son auténticos imbéciles integrales.


(Antes estaba adornado con mesas y sillas igual que como se puede ver a la izquierda de la foto. Está hecha con el móvil así que no se pida calidad.)


En fin, varias conclusiones. Una, que se ve que el civismo no a tocado aún a ciertos personajes; Dos, que mucha gente se fue sin pagar aprovechando el alboroto; y Tres, que el morbo nos puede, sino no podría contar estas cosas de primera mano.

lunes, 7 de julio de 2008

Éxitos nacionales

Como esto está pensado para que dure algo más que diez meses, ahora los temas serán algo diferentes a los de estos últimos tiempos. Veía necesario expresar mi satisfacción por los éxitos nacionales y como tampoco me inspiro mucho en estos temas recurro al maestro de los maestros y al artículo que escribe semanalmente en la revista de las tetas, en la cual yo siempre me leo las tetas y miro los artículos. Espero que la esgae no me cobre un duro por utilizar el artículo, porque sino llamo a Ramoncín para que me defienda. (Valientes abrazafarolas). Ahí va:

Vengan lo de Arconada con sus rabonas,
sus sombreros con túneles al revés,
parecen un Atleti de Barcelona
o el arsenal de un Betis aragonés.

Esos locos bajitos de Zapatones,
los del toque exquisito con rhythm and blues,
galácticos de Móstoles, respondones
al gol de Marcelino contra la URSS.

Niño, no dejes de joder con la pelota,
niño, brilla más que Villa, corre más que Torres,
cómete a Zambrotta.

Peloteros jugones del tiqui taca
que hacen malabarismos con el balón,
defienden en pandilla, y, mientras atacan,
coronan a Casillas contra Buf fon.

Distéfanos culés, Zidanes manchegos,
Maradonas de Asturias, Cruyf fs de arrabal,
Eusebios valencianos, Pelés gallegos,
Platinis del dream team de Villarreal.

Niño, no dejes de joder con la pelota,
niño, brilla más que Villa, corre más que Torres,
cómete a Zambrotta.

Nunca fueron tan rojos los españoles,
ni el cerrojo de Putin tan perdedor,
Merkel y Berlusconi no marcan goles,
Zapatero es un culo con una flor.

viernes, 4 de julio de 2008

…y yo no sé qué contestar

Tras las necesarias horas de acoplamiento a la normalidad, tengo la necesidad de contar este último trance que supuso la vuelta a la realidad.

El viaje se inició con la despedida de Guille, que fue más breve que las anteriores:

- Rápido que esto no me gusta.

Después los abrazos se los llevó Sita cuando se subió al tren. Parecía que era ella la que se iba, pero realmente aquí comenzó nuestro adiós a la ciudad. Estábamos María y yo dando vueltas por las calles tal y como cuando llegamos el 25 de Agosto de 2007, es decir, ayer mismo.

Compramos cosillas de recuerdo y cogimos un par de bicis típicas de turista para poder decir que visitamos la ciudad en bicicleta (algo que hay que hacer si se va a CPH). Recorrimos lo típico pero esta vez con un regusto especial, el de la última cucharada de tu plato preferido; tumbados en un parque recordando los momentos de risa con la gente hasta que su siesta me dejó con la palabra en la boca…, observamos a la Sirenita desde una de las piedras que la rodean mientras veíamos como otros turistas nuevos se hacían las mismas fotos que nosotros ya teníamos y tomamos al última birra sentados en un Nyhavn repleto de gente hasta que decidimos que era momento de abandonar, de dejar atrás una caja de diez meses en los que caben un puñado de recuerdos inolvidables.

Comenzó la odisea de viaje discutiendo con una arisca empleada de la compañía de aviones sobre los kilos y bultos que llevábamos. El vuelo iba con retraso y nosotros muy abrigados por lo que fue una especie de tortura que al final acabó en que nos libramos de pagar sobrepeso. Uno-cero.

Aparcamos el sufrimiento hasta que, al aterrizar en Londres, hicimos una cola de no más de media hora para pasar el control de pasaportes. Acabábamos de entrar en el hostal más grande de la ciudad: Stanted. Mucha gente sobando en el suelo, tanta que yo pensé que sería más fácil encontrar un hueco para sentarse. Era tiempo de ir al baño y de ponerse a leer el cuaderno…

Intenté dormir algo pero el colchón no era mullido así que me pasé la noche en vela mirando a la gente pasar como si estuviera en un balcón. Justo antes de ir a facturar nos metimos un desayuno inglés en toda regla. Nos vino bien porque ni comimos ni cenamos el día anterior. Ya en la cola de los billetes encontramos a una mexicana que nos hizo el favor de facturarnos una maleta para librarnos de algo de peso. A cambio la ofrecí acercarle a la estación de autobuses puesto que ella se dirigía a León. Tras pasar de nuevo el calvario de ir vestido con varias sudaderas y la cazadora nos montamos en el avión con destino a Valladolid. Estábamos cada vez más cerca.

Nos recibieron en el aeropuerto la familia, en mi caso solo mi hermana, la única que sabía cuando volvía. Me cogí su coche y me fui para casa. Llegué tocando la bocina como si llegase la selección a la plaza de Colón. Recogí todos los bártulos enseguida y tras dar un pequeño cambio de imagen me bajé al centro dar la otra sorpresa que me quedaba.

En fin, que me preguntan si quería volver…

martes, 1 de julio de 2008

Vamos bajando el telón

Pues esto llegó a su fin. Diez meses que han dado de sí bastante, en los que he aprendido muchísimas cosas de los mejores maestros. A todos muchas gracias por lo enseñado y por todos y cada uno de los momentos que en esta ciudad se vivieron.

El blog se titula "La canción más hermosa" y puedo decir que ha quedado una buena composición.

En fin, ahora empieza otra historia, una historia que dejé a medias antes de venir.

"Duele el corazón
cuando te lo dejas
cerca del final,
donde todo empieza."

sábado, 28 de junio de 2008

Siempre pasa algo

"Paseas por CPH y sino, te vas a Christiania que siempre pasa algo..."

Hoy bajamos a CPH María, Guille y yo a hacer las últimas compras y quizá a dar nuestro último paseo por la ciudad, a comer nuestro último kebab, nuestro último etcétera... Cada momento de estos hubiera sido normal cualquier día del año pero ahora tiendes a hacer especial cualquier cosa. Me pondré ahora a recoger la habitación y a empezar a hacer la maleta para jugar con los kilos. Sorprendentemente ya tengo hechos todos los papeles, los hice ayer que ni siquiera era el último día y cerré la cuenta del banco. Pensé que entrar en un banco te iba a llevar toda la mañana pero la señora que me atendió fue bastante eficaz: me dió todo el dinero sin cobrarme una comisión por ello, me sacó los movimientos y me cambió casi 50 DKK en monedas de media y cuarto de corona en algo más útil. Parece normal pero en España, el banco ya me hubiera cobrado comisión por pisar la alfombra.

Y al entrar hoy en Christiania nos ha cogido por banda un catalán que lleva viviendo 40 años en CPH y nos ha contado como el gobierno está intentando eliminar esta miniciudad para construir pisos y demás movidas que dan más dinero. Qué nos van a contar a nosotros. Ellos se intentarán resistir a la desaparición del lugar con el apoyo de la población. También nos ha contado que esa gente que yo pensaba que eran peruanos resulta que son esquimales, con perdón, de Groenlandia. Consideran como un insulto si se les llama así, por lo que si veis alguno llamadles groenlandeses mejor.

Y quien sabe si mi último post en "danés"...

miércoles, 25 de junio de 2008

Viggo's Crew

Para la posteridad queda el siguiente video fabricado por la Mary en el que intentamos poner punto y aparte a este capítulo de nuestra vida. La familia Viggo que nos hacemos llamar y no es un apodo, es un nombre que se queda casi corto.

Es estupendo llegar a tu habitación después de haber pasado anteriormente por el resto para ver si estaban, llamar a todos para ver cuando es el momento exacto de bajar a cenar, echarte la última birra en la cama charlando tras unas horitas de fiesta, despertarnos con una llamada de teléfono, correr por los pasillos, jugar al fútbol con una bola de espuma y que te riña un vecino, mandar a tomar por el culo el palo de una aspiradora mientras juegas al beisbol, dejar cualquier sorpresa en la puerta mientras corres a esconderte sabiendo que te van a descubrir de todos modos, asustar al personal subiendo con una escalera a tu balcón o tirando huevos a la ventana...

Tantas y tantas cosas que no se olvidarán y que se echará de menos.

martes, 24 de junio de 2008

Seguiré jugando a ser...

En este caso, no salían las palabras, de ahí el retraso. Esto se va acabando, se nota en el ambiente, en los viajes al aeropuerto, en las conversaciones de recuerdo de lo que fueron estos meses.

Intento ponerme la venda antes de que pase nada, procurando que sea lo más suave posible. Aún así no te asegura nada y podría decir que funciona porque no veo la sangre, pero esto son lesiones internas sin ningún tipo de anestesia.

Ahora no me preocupo de meter ruido cuando me levanto ni de dejar la llave en algún lugar secreto, pero preferiría hacerlo. La habitación está más blanca, no lo digo yo, lo dicen los que entran y es porque le falta el color que tenía durante todo el año. El color que le daba la sabiduría de quien se hospedaba y de la cantidad de gente que acudía cada minuto. Entre ellos, la que hoy fuimos a decir 'Hasta luego'. Se fue como imaginaba, con sus lágrimas, pero espero que con una sonrisa tan larga como su nick de messenger. Yo la tengo porque solo me salen los buenos recuerdos en esos momentos. Será la venda o las ganas de que llegue cualquier 23 de abril, pero me alegra que sea así.

Nunca fui buen 'disyokei', pero las palabras a veces no salen como a uno le gustaría, es ahí donde entra en juego cualquier canción. Esta podría valer salvo por el título, que no es del todo acertado...

domingo, 22 de junio de 2008

Del civismo

Ayer vivimos uno de esos ejemplos de civismo que no serían portada de ningún periódico ni telediario. Íbamos en el metro y en una de las paradas se montaron tres chavales un pelín borrachos, uno de ellos se dio cuenta de que se le había olvidado pagar el viaje y le pidió a uno de sus amigos que lo hiciera. Mientras éste le clicaba el bono se quedó obstruyendo la puerta por lo que el tren no avanzaba. En esto que se levanta una señora que tendría unos 60 años o más y con un cabreo enorme mete un empujón al tío que lo envió un metro más allá (era un pavo bastante fornido, de esos que es mejor tener de amigo). Entre las ganas de venganza y el pedo que llevaba se metió de nuevo al tren y fue directo a la señora a demostrar su chulería y unos atisbos de agresión. A la vez, se levantó un hombre de la misma edad que la señora a defenderla e intentar hacer frente al chico cabreado, con el consiguiente cambio de presa para la descarga de la ira.

Tras el encaramiento y cuando pensabas que la cosa podía acabar mal pasó un ángel que calmó el asunto, los tres chavales se sentaron finalmente y asombrosamente, el señor se sentó con el empujado y le pasó el brazo por encima del hombro mientras hablaban e incluso reían con normalidad. Finalmente, uno de los tres amigos se levantó y se dirigió a la señora en lo que pudo ser un ‘Perdón’.

Si piensas que en tu país podría haber pasado algo grave en esta situación, es que quizá tu país necesite echar un vistazo y tomar ejemplo de uno mucho, mucho, mucho más civilizado que el tuyo.

En fin, que nos queda mucho por aprender.

viernes, 13 de junio de 2008

Siempre nos quedará DK

Tras muchos días de retraso debido a las ocupaciones típicas de estas fechas, me dispongo a contar el que ha sido el penúltimo viajecillo (el último será el de vuelta) que me llevó por tierras danesas. Hubiera sido una pena no haber aprovechado la oportunidad de visitar un país, que es la mitad de Castilla y León, tras diez meses aquí.

Así que con las ganas cogimos carretera y manta acompañados de un mapa Dinamarca y un par de guías con los puntos más interesantes señalados. Nos fuimos seis españoles de la resi y un francés (Thierry) a surcar las carreteras en una furgoneta. Cinco días que han dado para mucho, entre otras cosas para ponernos como un tito, porque el calor que ha hecho todavía no se ha olido en el sur de Europa.

Nos perdimos entre preciosos acantilados de caliza escondidos tras un bosque.

Nos montamos en un barco Vikingo cual piratas en Roskilde.

Visitamos al escritor de cuentos infantiles Christian Andersen rodeados de coches antiguos en Odense.

Fuimos niños en Legoland: un parque temático con unas increíbles maquetas hechas con piezas de Lego.

Dormimos en un bosque que fue nuestra habitación por una noche rodeando a una hoguera y sacudiendo las manos para espantar la nube de bichos que nos acribillaron a picotazos.

Saludamos a la minicopenhague Arhus en bicis de préstamo.

Cumplimos con otra de las ciudades más grandes del país: Alboorg.

Rezamos en un cementerio vikingo.

Pasamos la siguiente noche en un camping a la orilla del mar.

De repente fue como si nos encontráramos en mitad del Sáhara en las dunas de Raabjerg Mile.

Nos mojamos los pies donde se juntan los mares Báltico y del Norte, en la zona más septentrional de Dinamarca.

Nos colamos en otro camping hartos de dar vueltas según bordeábamos una costa oeste llena de playas.

Conocimos a los cuatro centinelas que simbolizan la unión del mar con el hombre en Esbjerg…

…mientras bajábamos a la ciudad más antigua: Ribe.

Descubrimos como todavía es posible que la carretera acabe en la misma arena de playas kilométricas repletas de coches, gente y de alguna que otra medusa. Todo ello en Rømø.

Y como no podía ser de otro modo, acabamos el viaje en la ciudad que nos lleva acogiendo durante los últimos 10 meses. Con la enésima foto en la Sirenita y acaparando todas las miradas en Nyhavn.

Esta canción la cantaron: Jaime, Lili, Yo, María, Guille, Therry y Mary.

domingo, 1 de junio de 2008

Ven a la 603

Como si de una premonición se tratara, esta noche mientras dormía se ha caído uno de los pósters que tengo colgado en la pared.

Digo lo de premonición porque ésta será la última vez que dormiré en esta habitación y he de quitar y recoger todo para dejarlo tal y como estaba.

Pensando ahora en cómo llegué hasta aquí, recuerdo la angustia de los primeros días hasta que recibimos el esperado mail de “Tenéis sitio donde dormir”. Parece mentira pero aquí llegamos sin un hueco donde dejar las maletas, de hecho, las primeras noches las pasamos de acoplados y en un hostal de mala muerte con una cama en forma de U. Pero de eso ya casi ni me acuerdo. Cuando vi este lugar me sentí en el mismísimo paraíso: baño propio con ducha, nevera con un mini congelador, un par de fuegos y hasta televisión. Lo primero que hice fue acoplar el ordenador y mientras sonaba la música, guardar todas mis pertenencias en los armarios. Y ahora los recojo al ritmo de la misma música o quizá otra.

Como ya dije en una entrada anterior, me mudo a la planta de abajo, a la habitación de Jimmy en concreto, dejando aquí recuerdos, pensamientos, grandes momentos, obras culinarias, desorden, orden, manías, manchas…

Todo, en la que fue mi guarida durante 9 meses, la 603.

viernes, 23 de mayo de 2008

Bailar es soñar con los pies

Justo fue acabar el partido de fútbol y recibo en mi teléfono un mensaje que decía:

“…A las 23:45 tendrás más noticias en el Postrum (si fuera tú estaría puntual).”

En un principio me quedé extrañado, entre otras cosas porque no tenía muy claro lo que era el Postrum. Caí en la cuenta de que era el lugar donde tenemos los buzones, que está en el edificio que acompaña a la Guesthouse, es decir, que hay que salir a la calle para pasar al mismo. Como iba tarde y me estaban metiendo prisas me fui tal cual estaba hacia allí.

En la puerta había un posit que decía:

“Muy buenas caballero. Esto será muy fácil (no hace falta ser Scout).
Solo tienes que seguir las instrucciones… y a disfrutar.”

Averigüé que se estaba practicando sobre mí un juego de pistas que me llevó a mi buzón en el siguiente paso, donde la nota que había rezaba:

“Bien! Ahora irás donde puedes encontrarlo todo, desde cazuelas, boles y hasta un nuevo manillar!!”

Fui hacia las casetillas que albergan trastos que la gente ha tirado pero que en ocasiones se conservan en buen estado (manillares para la bici) o incluso nuevos (boles para las ensaladas, etc.). La nueva pista me llevó por fin a casa:

“Pilla lo más extraño que veas (no hace falta que valga para algo) y ve hasta la guarida de ‘Ole’, pero sigue con las uñas sin grasa.”

Cogí un cable de teléfono que estaba a mano y me fui hasta el garaje de las bicis. Yo me dirigía allí porque es donde acabas con las manos llenas de grasa de arreglarte la bici. De casualidad me topé con la siguiente pista que estaba en el sillín. Ahí caí en lo de ‘Ole’: es lo que pone en mi bicicleta y supongo que será, o bien la marca, o bien el dueño que la tenía antes que yo. Esta vez en la nota se leía:

“Perfect my friend. Ya sabes, pilla algo de la mesa de operaciones. Tu siguiente objetivo tiene olor a fritanga (y no lleva tanga).”

La mesa de operaciones es el banco de reparación que tenemos para tal efecto. Cogí unas tenazas y me dirigí hacia donde apuntaba la pista: la cocina. Ahí cogí el último objeto y la penúltima nota:

“Para qué innovar… coge algo de la cocina. Esta vez no hay fiesta, pero la pista de baile está abierta para ti. El jardín es tuyo. Entra con todo lo que tienes.”

Ahora tenía que meterme en el patio central, para lo cual tuve que salir por una pequeña ventana haciendo algún escorzo. En la cabeza de un busto estaba el posit final y colgada de la oreja una bolsa con regalos.

“Todo tuyo. Felicidades!! Y ahora no nos falles… para poder abrirlo cántate algo usando las cosas que has ido pillando. =)”

Y así fue. Canté lo primero que se me vino a la cabeza mientras todos se reían. Incluso salí por Serrat ante la insistencia del público aunque lo ideal hubiera sido que cantase algunas de las frases de Sabina que adornaban las pistas, pero me quedé en blanco. Tras el espectáculo volví hacia adentro y subí a mi habitación donde me esperaban a oscuras y cantando el cumpleaños feliz a la luz de la vela. Cuando se hizo la luz y vi el póster… con esos cuerpos… tan sensuales… tan insinuantes… todavía no se me ha quitado la sonrisa de la cara y dudo que lo haga.


La cosa no acaba ahí. Por la noche cenamos unas pizzas que pillé y unas Coronitas. Mientras estaba echando un ojo en el horno se apagó la luz y… otra vez sonó la sintonía de la felicitación. Jimmy sujetaba lo que parecía un postre. Digo parecía porque no sé como clasificar a una torre de rodajas de chóped rebozado adornadas con kétchup y una vela. La coña con el chóped no acaba ahí, María Gil acababa de venir de España de una visita relámpago cuando me dice:

- Ven mira, te he traído una cosa.

Efectivamente era chóped, pero no unas lonchas, no, dos kilitos de producto que me he de enchufar en un mes. Ahí es nada.

Muchas gracias a todos por hacer de 24 horas un día estupendo.

Y a los que no estaban aquí, aunque desde finales de abril hasta estos días haya sospechado algo, he sabido aguantar sin hacer una sola pregunta y no se me ha quitado la ilusión.

GRACIAS

domingo, 18 de mayo de 2008

Ratoncito Pérez

Aunque no se me haya caído un diente, esta tarde pasó por mi casa el Ratoncito Pérez. Llegaba de la universidad de estudiar y había un paquete en la puerta con forma de caramelo y una nota enganchada en él. Dentro había un pequeño bote de gel de afeitar (perfecto para viajes), justo como el que se me venía antojando desde que se acabó el que me traje.

Desde hacía unas semanas estaba gorroneando la espuma a Jimmy mientras esperaba a que mis padres me trajeran un botecito del Mercadona. Y como ellos no se acordaron del encargo continué abusando de su confianza. Ya ni siquiera le devolvía su propio bote tras cada afeitado.

La nota rezaba:

“Nunca compartiría el cuarto contigo
si no lucieses un perfecto afeitado”.

Esto viene al hilo de que el próximo mes me mudo a vivir a su habitación. Como yo tengo curso intensivo y no pisaré mucho por casa, pues está bien pensado lo de ahorrarse la mitad del alquiler. Probaré como es la vida de pareja durante 30 días con sus “baja la tapa del retrete” o “roncas como un oso” incluidos.

En fin, prometo afeitarme mientras tú lleves un buen perfume. ;)

lunes, 12 de mayo de 2008

Cuando fui un Superhéroe

Se celebraban los cumpleaños de Lili y María este sábado. Debe ser que este fin de semana hay algo de carnaval en CPH, porque de ahí vino la idea de disfrazarse para amenizar la noche. El tema era de superhéroes. En un principio nuestra idea (la de los chicos) era la de vestirnos de tortugas Ninjas pero tras unos minutos de debate decidimos disfrazarnos de algo así como de antihéroe, es decir, pillar unas mallas, una capa y ponerte unos calzoncillos por fuera. La base de cualquier héroe vamos. Realmente no merece la pena planear mucho un disfraz, está comprobado que cuanto más improvises mejor. Y la improvisación nos llevó a lo que las imágenes reflejan. Juzguen ustedes mismos.

Yo.


Super María, una de la cumpleañeras.


Las Supernenas? No, las Súper-Chonis. La del cumpleaños es la de verde.


Los de la resi.


Todos en general.


Guille y Jaime: al loro con las transparencias de las mallas y esos pelacos.

Therry, el valiente gladiador que se atrevió a saltar al ruedo ibérico.

jueves, 8 de mayo de 2008

El finde pasado

Con mas retraso que un cercanías catalán os cuento de forma breve lo que fue el fin de semana pasado. El viernes se montó un fiestón en la residencia de aupa. Resulta que al americano le tocaron 5000 DKK (coronas danesas) y se regaló una celebración con cerveza gratis y música que salía por los ”buffers” a toda caña, se debía de oir en algún kilómetro a la redonda por lo menos. A esto le faltan un poco de efectos especiales no? pues les hubo: se trajo a un par de colegas que hacían malabares con fuego que alucinabas.

Como uno no se queda a gusto si la fiesta no se la prepara él mismo, el sábado se abrió la veda de las barbacoas con motivo de la celebración de unos cumpleaños. Nos curramos unas tortillas, paellas, kitches, cervezas a saco, etc. para que unos 60 españolitos (la mayoría visitas) no se quedaran sin hambre. Y así fue, no creo que nadie se quedara con las ganas. De hecho, sobró carne.

¿Y qué podíamos hacer con tanta comida sobrante? Pues otra barbacoa. El domingo para comer la hicimos de nuevo y después nos tumbamos en el césped a asentar la zampada. Y también encajamos un palo de aspiradora en un tejadillo: a uno se le ocurrió que batear una pelota de tenis con él era buena idea y en cierto modo consiguió sus objetivos pues la bola se perdió por el horizonte, pero el palo golpeó la ventana de la vecina y se quedó ahí, creo, que para la posteridad porque, ¿cómo dices a la señora que te devuelva parte de la aspiradora que hay en su tejadillo?

En fin, que ya ha llegado el verano a El Corte Danés.

lunes, 28 de abril de 2008

Como en casa

Ahora desde la tranquilidad y el relajo puedo contar la visita de la familia. Ahora miro la habitación y me viene grande. Confieso que soy bastante maniático con ciertas cosas y me molesta que me cambien los artilugios de sitio o me digan “esto es mejor así”, si está así es por algo. En fin, que también me he llevado lo mío: su ración de chorizo, chóped, tomate, una camiseta sin manchas y un lavabo limpio. Y más.

En un solo día nos pateamos CPH. Esperaba la reacción al entrar en Cristiania, en concreto la de mi madre:

- Vámonos anda.

Lo que no me esperaba es que mi padre se dirigiese al dueño de un kebab (que no entendía ni el inglés) con mano alzada y un español de taberna:

- ¡Jefe! Cierro la puerta, que entra corriente.

El pavo no se enteraba y yo intentaba salir del paso como podía. Tampoco pensé que calentar unos vasos de leche era tan complicado.

También fuimos a ver el castillo de Hillerod y el parque de los ciervos sin ciervos esta vez, o muy pocos. Pero vimos el mar, que para los castellanos no es tan común. Cinco días dan para mucho, incluso para perder mi añorado macuto de euro y medio, con el cariño que le tenía.

Realmente, he empezado por el final, porque el principio fue la visita de Elena y su amiga Sara. Es lo que tiene coger vuelos sin preguntar antes. Pero aun sin mi compañía visitaron el santuario del que ya he hablado en más ocasiones: el Kulorbar. Un vecino las acogió amablemente para sacarles de fiesta, pero sin ánimo de lucro, no penséis mal.

En los créditos de la película debería aparecer el agradecimiento a Jimmy y María Ávila (procedente de Gil) por ofrecer algo mullido donde dormir y a la Mary por completarlo con un techo. Y a todos en general por sacarme de un charco de barro en el que me había metido hasta las sobaqueras.

domingo, 20 de abril de 2008

Al hilo de lo del boli

Me aconsejan por ahí
no pisar berenjenales
ni meterme en los portales
de políticos Carme-sí.

Pero la ignorancia llama
a la puerta de un poeta
de autoescuela de peineta
que confirma lo que clama.

No de Denmark come el hombre
ni de las historias bebe
aún queda para la L
lo dije yo, en mi nombre.

martes, 15 de abril de 2008

Le dan un boli a cualquiera

Leo en la prensa un artículo que recoge los más ingeniosos comentarios de los no menos ingeniosos periodistas sobre la composición del gobierno recién nombrado. Se veía venir la precocidad con la que algunos iban a escribir o hablar sobre los nuevos ministros. Hasta ahí es normal porque para eso está la prensa y lo que no es prensa. Como todos sabemos, es el primer Gobierno que contiene más mujeres que hombres y esto, lógicamente, no podía pasar sin tropezarse por las soplapolleces de ciertos periodistas de plastiquete. Y si encima pones de ministra de no sé qué a una chavala de 31 años y a cargo de la Defensa del país a una embarazada de 7 meses, pues esto se convierte en un spin-off de ‘El club de la comedia’ (perdón por el anglicismo, a ver si no voy a demostrar como se merece mi españolidad).

Véanse los ejemplos siguientes: empecemos con la Ministra de Igualdad. De ella duda el gran comunicador de la era actual Don Federico Jiménez Losantos y de “cómo habrá llegado a un puesto de ministra”. Siendo gaditana y tan joven pues habrá chupado al menos 15 pollas, una por cada estamento político que ha tenido que subir, aprox. Algo más fino es un tal Antonio Burgos (ABC) que piensa que esta “flamenquita” no se debe de quejar mucho al haber llegado a “ministra del Batallón de Modistillas de ZP”.

Pero como meterse con una mujer joven, sin más, no tiene gracia, es mejor hacerlo con una que esté embarazada, que da más juego. Y ahí anda la Ministra de Defensa: que si yo estoy preñada y me meten al mundo del ejército (que es lo mismo que decir igualdad, ya sea en sexo o nacionalidad), pues lo primero que hago es preguntar dónde está la cámara.

Además, nada más empezar tuvo que pasar revista a la tropa (no me refiero a los periodistillas) con 7 meses de niño en su interior. Hombre, la situación puede ser chocante y curiosa, pero se ve que a algunos miembros del ejército les resulta una “provocación” y temen que el mismo se convierta en “una ONG con pistolas”. Pobrecillos. La Asociación de Militares Españoles (AME) piensa que esto es “una patochada que no se sabe cómo va a acabar”. No es para menos, la situación es muy grave. El subidón viene cuando un tal David Gistau (El Mundo) le califica como “Carmen la del bombo”. Buenísimo, yo tardaré bastante en parar de reír. Aunque para chiste bueno el de Antonio Burgos (el de antes) que dice que acepta a la ministra “como animal de compañía, de batallón, de regimiento, de brigada y división”. Desternillante, no sé cómo no se dedica al mundo del humor.

En fin, para terminar citaré a dos personajes totalmente diferentes pero con más razón que un santo: uno es Mauricio Colmenero, que dice que “este país sigue siendo de destape, tapa y tapete”. El segundo es un meteorólogo de la tele que aconseja que: “si tienen frio, pónganse la Cope, que Federico no para de repartir leña”.

jueves, 10 de abril de 2008

Me sorprende la sorpresa

“Aquí me pongo a contar motivos de un sentimiento…”. Desde hace ya unos cuantos años vengo disfrutando de un manjar al alcance de todos pero que no mucha gente sabe apreciar. Hace tanto tiempo que lo como, que vagamente me acuerdo de la primera vez. Yo era un joven que correteaba por las calles del pueblo levantando las faldas a las niñas que más tarde se dejarían, cuando venía a casa de la piscina bajo un sol demoledor y tenía un bocadillo de dos bocas de alto y un cúbito de largo. Con eso y con una Coca-Cola me iba de nuevo con mis coleguillas al pinar a planear como podríamos hacer una casa de madera en un árbol.

El caso es que entre las dos rebanadas de pan sobresalían los bordes de rodajas de Chóped. Pero no de cualquier forma o como todos os imagináis, no, sino rebozado, es decir, pasado primero por harina y luego por huevo batido. Lo explico porque no todo el mundo tiene claro en qué consiste el rebozar ni las diferencias entre rebozado y empanado. De esa forma y con unas rodajas de tomate natural, era el más feliz de todos.

Lo hacía tanto que me empezó a parecer de lo más normal. Hasta que ya en Valladolid capital me dio por comentarlo a un colega y desde entonces cada vez que me llama por teléfono y le digo que me ha pillado cocinando, con sorna y entre carcajadas, me pregunta que si es mi especialidad.

Ahí empecé a entender la curiosidad que levantaba el asunto. Sin embargo, no fue hasta que vine a este país, cuando me di cuenta realmente de lo raro que era para las demás personas este delicioso plato. Inquilinos de esta residencia, de otras, gente que ha venido de visita, los que pasaban por aquí, italianos, franceses, etc. se han sorprendido de ello ante mi propio asombro por su sorpresa. Ya, a estas alturas de la película, no me molesta los típicos comentarios de “¿el chóped?” o “¿rebozas el embutido?” y demás impresiones del palo.

Ahora, todos esos valientes que se han reído de mí y de mi buen hacer culinario, que tengan los suficientes arrestos para dedicar a la receta, las mismas observaciones delante de la persona que me lo inculcó: mi madre. Tendrán la ocasión en breve.

sábado, 5 de abril de 2008

Soneto

El litro de leche sale muy caro
si el camino tiene muchas subidas
en Holte el mercado es un parricida
que clava el cuchillo del desamparo.

La lluvia caía cual despilfarro
en las ganas de huir más reprimidas,
la vuelta no fue ninguna salida
y el aire se escapaba con descaro.

La banda sonora fue de Pereza,
la bici resultó ser una carga,
tocó el maestro de la sutileza
mejor entra el dulce cuando no amarga
otra vez el dolor en la cabeza,
será lo del pinchazo que se alarga.

viernes, 28 de marzo de 2008

Cuando la sobremesa se alarga

El pasado Domingo la sobremesa se alargó bastante rato, algo así como 4 ó 5 horas. Tanto que casi empalmamos con la cena. El causante fue algún inquilino de nosotros que se levantó cantarín y no paraba de dar la murga, así que lo mejor fue normalizar la situación y jugar a una versión del ‘Singer Star’ que dio mucho de sí. Empezó como un entretenimiento pero según pasaban las canciones se convirtió en una lucha encarnizada por conseguir puntos como fuera.

He de reconocer que mi principal virtud no es la de cantar, pero ni mía ni de nadie porque no creo que de aquí salgan estrellas en el mundo de la música. Antes ganaría un gato la enésima edición de OT mientras le degollan. Aunque eso creo que ya ha pasado.

El resultado de esa inolvidable tarde es un fabuloso montaje fabricado por MaryQueen que recomiendo ver.

video

miércoles, 19 de marzo de 2008

O del puerperio (o posparto)

Ocho días que no escribo,
otros tantos de retraso
sin contar por dónde paso
ni decir lo que no olvido.

El semáforo ha cedido
de apostar todo al fracaso,
el muro no colma el vaso
a pesar de que ha llovido.

Tu mechón no se portaba,
tus guantes no eran de seda,
sin cerveza no hay manera
de volar hacia tu espalda.

En donde la primavera
llega antes que el invierno,
cuando el día se hace eterno
sale el sol, pero nieva.

lunes, 10 de marzo de 2008

Berlín

Llegamos a Berlín sobre las once de la noche y la verdad es que encontramos muy rápido el hostal, pero yo iba con una angustia inmensa tras no recibir el mail de confirmación de reserva y no saber, por lo tanto, si lo había hecho bien. Me veía en la calle a las doce de la noche sin saber dónde ir. Fue llegar al hostal y:

- What’s your name?
- Carlos.
- Noriega?

Fue un alivio tremendo saber que nos acogían. Dormimos como reyes y a la mañana siguiente nos levantamos para turistear. Estaba cayendo una nevada de las que son típicas en Dinamarca pero que todavía no he visto y con el paraguas reversible (porque está hecho una mierda) nos acercamos a la estación de tren. Sí, porque resulta que medio país estaba en huelga de transportes y no funcionaba ni el metro, ni tranvía ni autobuses. Así que tiramos de piernas para recorrer la ruta que nos hizo la prima de Luisa.



A media mañana nos dimos cuenta de que nos habíamos hecho en pocas horas lo que en la ruta ponía en un día. O somos unas máquinas o la habíamos cagado en algo.

No pasamos tanto frío nunca como cuando tuvimos que esperar en la cola para subir a la cúpula del Reichstag 25 minutos a la intemperie. Y justo cuando nos tocaba entrar nos cierran las puertas en nuestras mismas narices. Otros 20 minutos intentando calentarnos como fuera o más bien tratar de engañar al cerebro.

Después del día agotador llegamos al hostal de nuevo con ganas de tumbarnos y cuando abro la puerta de nuestra habitación vemos a una pareja ‘okupándola’. Intenté explicarles en inglés que nos habían dado la misma habitación y me dice el pavo:

- No sé tío.
- ¿Sois españoles?

Ya hablamos con el de recepción para solucionar el tema y nos dijo que nos había cambiado y movido nuestras cosas. Todavía sigo sin entender por qué coño nos tuvo que cambiar de habitación.

Quiero hacer una mención especial a la tienda que nos proporcionó souvenirs (sobre todo a la jefa), la dedicada a los muñecos de los semáforos: Ampelmann Shop. Luisa es la clienta del mes de marzo.


(GRACIAS)

martes, 4 de marzo de 2008

Con la Sirenita de testigo

Cuando ya creía que no iba a aparecer por el aeropuerto y tras unos momentos de angustia se la ve venir por la zona de “cosas que declarar”, tal y como yo no la había dicho.

Después de un fin de semana de absoluto asueto, hoy por fin nos hemos dignado a hacer un poco de turismo, en este caso turismo consumista puro y duro: 40 €urazos en llaveros típicos y típicas galletas. Lloviendo a ratos nos hemos ido a ver la famosa Sirenita (otra vez y van 5) y de ahí ha salido la foto más artística que me he hecho en los últimos 23 años y algo más.

Mañana sonreiremos en Berlín.

sábado, 1 de marzo de 2008

Se me olvidaba

Tras el viaje a Estocolmo solo nos quedaba un par de horas para ver la universidad. Se ventiló rápido el asunto: nos tomamos un café DTU (pagado) y probaron de la comida danesa. Despedida en el aeropuerto y vuelta para casa con un tío al que hice compañía durante un par de horas mientras llegaba su hermana pero que ni siquiera sabe mi nombre.

- Un colega, mi hermana.
- Encantado.

Algún día se lo diré.

Ahora si no os importa me voy a buscar a la Luisa al aeropuerto.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Estocolmo (Día 5 y 6)

Pues tocó un madrugón de los que van en serio para coger el avión que nos llevaba a Estocolmo. Solo era una hora de vuelo pero nunca antes me dolieron tanto los oídos como en este viaje. Otra cosa que nunca entenderé es como con un desodorante de 100 ml. no pasa nada y con uno de 150 ml puedes derribar un avión; en fin, éste es el absurdo mundo en el que vivimos.

Cuando llegamos pillamos el autobús hasta el centro de la ciudad y nos pusimos a buscar el barco-hostal que nos iba a albergar. Y como estas cosas son mejor si las ves que si las cuento, ahí van una serie de fotos que lo demuestran.



























Realmente sería mejor ver las fotos de la ciudad que ver nuestro careto en todas pero de este modo animo a todo el mundo a que vayáis a ver a los holmienses. Es una ciudad increíblemente bonita.

Y solo por la chapa que me dio Valsero con la jodida foto la voy a poner para que seas feliz.